El optimismo tiene límites

Construí un castillo de arena y el mar lo destruyó, me reí. Intenté volar una cometa y el viento se la llevó, no lloré. Empecé a llevar una vida y me la pisotearon, y aún así sonreí. Ahora no me digas que no soy optimista.


2 comentarios:

  1. Pues sí, si que eres optimista. Que suerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Claro que hay que ser optimista, y ver el lado positivo de las cosas:D
    pásate por mi blog, comenta si quieres y si te gusta, sigueme:)
    erestuquienmehacesonreir.blogspot.com/ besosss(L)

    ResponderEliminar

Encantada de conocerte un poco más